Las joyas de Carrera, en las Salas del Duque

El Infantado acoge una exposición del joyero, orfebre y escultor, Manuel Carrera. • La muestra contiene piezas realizadas por el artista desde los 18 años. • Permanecerá abierta hasta el 4 de octubre. • El joyero, que creó la marca Carrera y Carrera, es de origen guadalajareño y se afincó en la capital hace una década.


Entre joyas y personalidades políticas ha transcurrido la tarde en las salas del Duque, en una de las exposiciones más importantes del año. Expone hasta el 4 de octubre en el Infantado el célebre orfebre, escultor y joyero Manuel Carrera, afincado desde hace diez años en Guadalajara pero vinculado a esta tierra desde siempre –sus abuelos paternos eran de Trijueque y los maternos, de Budia y él es Hijo Adoptivo de Hita y Aranzueque-. 

Carrera, que ha señalado durante la inauguración, que esta muestra contiene piezas realizadas cuando tenía 18 años hasta hoy, además de dedicar cariñosas palabras a sus familiares, ha señalado que para él “constituye todo un orgullo el haber creado un estilo”. 

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha estado presente en la exposición de la obra Carrera, organizada por el Patronato Municipal de Cultura del Ayuntamiento. Al acto han asistido también el delegado de la Junta de Comunidades, José Luis Condado; la presidenta de la Diputación Provincial, Ana Guarinos, la concejal de Cultura, Isabel Nogueroles, destacando la presencia de la experta gemóloga Miriam de Ungría, esposa de Kardam de Bulgaria y princesa de Tirnovo, que trabajó durante varios años para la firma joyera.

Román ha señalado que “para Guadalajara es un verdadero honor tener entre sus vecinos a Manuel Carrera, el principal exponente de la joyería española de la segunda mitad del siglo XX y uno de los más valiosos diseñadores y empresarios del sector gracias a su sagacidad y sensibilidad artística”. 

Román ha destacado también el “excelente papel desempeñado por Carrera como embajador de su tierra por todo el mundo”, y ha señalado que “para Guadalajara es una grandísima suerte poder disfrutar de la obra de un hombre que ha triunfado gracias a su esfuerzo, dedicación y amor a su profesión”. 

Su propio taller con 22 años

Iniciado en el oficio por su tío Esteban a través del taller de José María Rico, donde fue aprendiz en los 40, Manuel Carrera continuó formándose en la Escuela Sindical de Joyería de Madrid junto al maestro Miguel Cruz Cuyalbe. De allí, pasó al taller de Ignacio Ruiz de la Rosa –entonces Maestro Mayor del Gremio de Joyeros- y de ahí al equipo de Juan Gómez Pavón con quien tiempo más tarde compartió cátedra en la Escuela de Joyería de Madrid como maestro examinador. 

Una vez finalizados los cursos de la Escuela Sindical, y tras un fugaz tránsito por el obrador de Gómez Pavón, a la edad de 22 años montó su propio taller en el que afrontó los primeros encargos para las casas más reconocidas del momento como Sanz, Durán o Suárez. 

Inconformista e innovador, su trayectoria se caracterizó por irrumpir con creaciones que estaban en consonancia con las corrientes artísticas y culturales que triunfaban entonces, y por tratar de satisfacer las demandas de un público que quería un ajuar acorde a las tendencias sociales del momento. 

Creador de piezas de escala mayor

Creó la firma Carrera y Carrera, que renovó el lenguaje de la joyería española y de otros países, a través de una línea creativa basada en piezas de una escala mayor que la habitual, en materiales como el oro amarillo acabado en mate y piedras preciosas, y en la temática (la figura femenina, zoología y mitología). 

Su joyería ha tenido éxito en países como Estados Unidos y ha sido apreciada en casas de prestigio como Cellini, Neiman o Marcus. Muestra de su éxito internacional fue la apertura de una delegación de Carrera y Carrera en el Rockefeller Center de Nueva York. 

Después, su meta fue la conquista de Europa, pero también ha tenido una presencia importante en Japón, Emiratos Árabes, Australia, Filipinas y Rusia.  

La exposición, situada en las Salas del Duque del Palacio del Infantado, estará abierta al público hasta el 4 de octubre de martes a sábados de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas, y los domingos y festivos, de 10 a 14 horas. 

Artículos Relacionados