El mural de Bosch, derribado por no estar catalogado

El alcalde asegura que los técnicos dieron el aprobado al derribo de la obra de arte de la calle Mayor porque no había sido protegida en catálogo. • El propio Ayuntamiento pagó este mosaico hace tres décadas, por el primer aniversario de la Constitución. • El alcalde confiesa que también él se vio sorprendido por la desaparición del mural. • Artistas y lectores de Cultura EnGuada lamentan esta pérdida para la ciudad.


 

El mural pintado por el paisajista valenciano Rafael Bosch y que durante tres décadas ha acompañado a los guadalajareños en plena Calle Mayor ha sido derribado porque no constaba en ningún catálogo que lo protegiese. Así lo ha confirmado el propio alcalde de la ciudad, Antonio Román, en unas declaraciones recogidas por la Cadena SER.

El derribo del céntrico edificio, anexo a la Cámara de Comercio, se produjo hace justo una semana, después de que hace dos meses se produjesen desprendimientos en el interior del edificio que aconsejaron el derribo. Así se ha procedido, sin que se haya salvado la valiosa pintura de Rafael Bosch, curiosamente una obra de arte costeada por el Consistorio para conmemorar el primer aniversario de la Constitución Española.

“También a mí me sorprendió cuando me acerqué allí y estaba ya a mitad de demolición”, ha confesado el regidor. Las explicaciones de los técnicos han sido que al no estar catalogado y tratarse de un edificio de un particular, nada se ha podido hacer para preservarlo, salvo que se hubiese alcanzado un acuerdo previo que hubiese salvado esta obra del pintor y catedrático de dibujo de la UAH.  

Reacciones

“Quizá los artistas emergentes tendríamos que luchar por preservar estas obras ya históricas, y por crear nuevas que perduren en la ciudad”, propone ante esta última noticia la artista Patricia Dubreuil. No ha sido la única. También se han lamentado de lo ocurrido Jacinto Solanas, Lucía Padín, Lourdes Sigüenza o Jesús Ramón Valero, para quien “con un poco de cuidado se hubiese podido evitar su destrucción” y que, sin embargo, se añade ahora a esa lista de obras “que no formarán parte del patrimonio artístico que poseemos. Por desgracia el arte no es algo muy mirado en los pragmáticos ojos de Guadalajara”.

Pablo Aparicio era quien daba la voz de alarma el lunes, destacaba que este mosaico era a su juicio “una de las pocas cosas que daba luz a la calle Mayor de Guadalajara” y se preguntaba: “¿Qué se sabe de esto y quién lo denuncia?”.  

Otro lector aplicaba sarcasmo en Facebook: “Guadalajara, esa ciudad que se caracteriza por conservar sus antiguos edificios”. También ha habido algunos comentarios en Twitter, como el de David Muñoz, que apunta que “poco a poco nos estamos quedando sin centro histórico, por mucho ‘Eje Cultural’ que se proyecte… y lo que nos queda por ver”; mientras que el artista azudense Alberto Centenera insiste sobre el asunto ocurrido esta vez y dice que “aunque la obra no esté catalogada por el Ayuntamiento, el autor tiene sus derechos sobre ella y puede reclamar por los daños”.

Bosch, fundador del Taller-Estudio La Cotilla

Rafael Bosch es un paisajista valenciano que cuenta con más de cincuenta años de experiencia en el mundo del arte. Entre otros países, ha estudiado y trabajado en España, Francia o Suecia. 

Tras estudiar pintura, dibujo y cerámica en la Escuela de Cerámica de Manises y en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia, se licenció en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos (1958). Un año más tarde, viajaría a París donde amplió su formación en la Escuela Superior de las Artes Decorativas. 

En los años 60, se instaló en Gandia, donde abrió una sala de exposiciones y un estudio-academia donde los alumnos preparaban su ingreso en Bellas Artes. 

Su trabajo como docente le llevó a Lugo, Burgos, Tenerife y en 1975 hasta Guadalajara, a la Escuela Universitaria de Guadalajara, donde fundó el 'Taller-Estudio La Cotilla' –hoy, sede de las Escuelas Municipales-  y el grupo Pictórico Alcarreño Luis Santiago Madrigal, que expuso por los pueblos de la provincia. 

Bosch cuenta entre sus pinturas con una serie dedicada al Hayedo de la Tejera Negra, en Cantalojas, que se pudo disfrutar en la sala de exposiciones de IberCaja en octubre de 2008.