Plan B para salvar Bonaval: expropiación del Estado

Bonaval podría salvarse si el Estado lo expropiara. • Así lo cree el Grupo de Defensa de Patrimonio Histórico-Artístico de Guadalajara, el GDPH, que ha remitido un escrito a la Consejería de Cultura solicitándolo. • Además, piden que se apuntalen sus ruinas, se realice un proyecto de restauración y se eviten así más derrumbes.


El Grupo de Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de Guadalajara ha enviado un escrito solicitando a la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha que sea el Estado el que lleve a cabo la expropiación forzosa del monasterio de Santa María de Bonaval. Creen que es la "única vía posible para solucionar el estado de abandono en el que se encuentra".

Consideran que el monasterio se encuentra en una situación "de bien mostrenco y teniendo en cuenta su título como Bien de Interés Cultural", es el Estado "el que debe reclamar Bonaval". En su solicitud piden la expropiación forzosa del monasterio de Santa María de Bonaval por parte del Estado, y que tras la expropiación "se apuntalen sus ruinas (con proyecto posterior a largo plazo de restauración) para que no vuelvan producirse más derrumbes y al menos, lo que queda de monasterio, se vaya conservando".

A efectos de la nueva Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, entienden que la Junta debe dar una respuesta acorde a su responsabilidad. Recuerdan que "el artículo 23 expresa el deber de conservación y uso y que este deber se está incumpliendo sistemáticamente desde hace décadas. "Los propietarios, en su condición de responsables de la gestión y cuidado de Santa María de Bonaval, evadieron dicha responsabilidad", sostienen. Pero "hoy en día, y ante la ausencia de particulares entendemos, como reflejo de la Ley" afirman que "debe entonces pasar al Estado este deber de conservación y uso".

El colectivo reclama desde hace años un plan de conservación y restauración para el monasterio y ha enviado varios escritos y recogido firmas en papel a la Junta de Castilla-La Mancha. Hace unos meses, inició una recogida de firmas en el portal change.org -llevan ya más de un millar- y recientemente, han creado la Plataforma Salvar Bonaval, de la que forman parte, junto a particulares y asociaciones preocupadas por salvar este monasterio cisterciense. "Su estado de ruina es lamentable y urgente", señalan.