"La obra del Museo Sobrino, empantanada", según el PSOE

Los socialistas critican que el proyecto está “prácticamente en defunción” cinco años después de su puesta en marcha. • Los problemas económicos de la constructora han paralizado la obra porque no paga a las subcontratas y porque los 500.000 euros pagados por el Consistorio han ido a parar a unas cuentas embargadas.  El PSOE propone que se encomiende la obra a otra empresa.  El alcalde asegura que no tiene conocimiento de "ningún problema" y que ya se está trabajando en el equipamiento, aunque no se inaugurará antes de final de año. 


La construcción del museo Francisco Sobrino en las antiguas naves del matadero municipal de Guadalajara, que Román anunció en 2008 como proyecto estrella de su gestión, fijando su apertura al público para el año 2010, “se encuentra a día de hoy completamente empantanada y con muchas dudas sobre su continuidad y culminación”, según ha criticado la oposición socialista.

El PSOE de Guadalajara ha recordado que después de algunas demoras en los trámites, el contrato de adjudicación señalaba el 23 de mayo de 2013 como la fecha en que la obra debería haber estado terminada, entregada al Ayuntamiento y abierta al público. “Sin embargo, la construcción del museo se encuentra un mes después de esa fecha parada, a falta del 30% de la ejecución de las obras”.

Para los socialistas, “Román ha concedido a la empresa adjudicataria una prórroga de dos meses”, hasta el 22 de julio, para acabar la obra, que “con toda probabilidad volverá a ser incumplido”, ha vaticinado el viceportavoz del Grupo Socialista, Daniel Jiménez.

La obra tiene un presupuesto total de 1,2 millones de euros, de los que el Ayuntamiento ha pagado ya más de medio millón de euros, siempre según las cifras trasladadas por el grupo socialista. “Sin embargo, todo ese dinero público ha ido a parar a los juzgados por los numerosos requerimientos de embargo a la empresa adjudicataria, por deudas adquiridas con anterioridad a esta obra”. La empresa adjudicataria habría tratado de continuar el museo Francisco Sobrino con subcontratas a las que no ha pagado, lo que ha supuesto que estas últimas abandonaran la obra, ralentizando su ejecución.

Daniel Jiménez ha denunciado hoy el incumplimiento sucesivo de todos los plazos dados hasta el momento por Román para esta obra y “la posibilidad cada vez más evidente de que el proyecto no pueda continuar, lo que significaría haber tirado a la basura más de medio millón de euros de todos los vecinos de Guadalajara”.

Los socialistas han criticado que el Ayuntamiento siga “empeñado en continuar con la misma empresa adjudicataria” a pesar de todos estos contratiempos. El viceportavoz socialista ha llamado la atención sobre la prórroga de dos meses concedida por Román en la Junta de Gobierno Local, cuando “es un plazo a todas luces insuficiente para culminar el 30% que queda por hacer”, por lo que se pregunta “qué sentido tiene que el alcalde siga empeñado en que sea esta empresa la que termine la obra?”, cuando el concejal socialista asegura que “no la va a hacer”.

Jiménez ha pedido al alcalde que “cumpla su palabra, que termine esta obra del mejor modo posible y que valore muy seriamente resolver el contrato con esta empresa el próximo 22 de julio”, porque “dar continuidad a una empresa que incumple con sus proveedores y tiene varios millones de euros en deudas acumuladas es machacar en hierro frío”.

El edil socialista ha afirmado que “probablemente estamos ante “la defunción” de una obra que “Román vendió como proyecto estrella de su gestión”. Cinco años después, el alcalde se ha estrellado y la consecuencia es que “mucho dinero público ha acabado pagando deudas de la empresa adjudicataria y puede no ser revertido a la ciudad, si la obra no llega a rematarse y queda como está ahora”.

Román asegura que no hay problemas

Mientras, el alcalde dice que la empresa ha solicitado tres meses más por unos problemas técnicos. “El martes está previsto que haya una visita” abierta a los medios de comunicación. “Imagino que estarán con los remates y los acabados, pero a nivel de Alcaldía no conozco que haya ningún problema concreto”.

“Se está trabajando también en equipamiento, compra de obras… con seguridad no se inaugurará antes de final de año, pero eso no es una novedad. Una cosa es finalizar las obras y otra la equitación, que ha comenzado ya en estos momentos”, así como en programación de exposiciones: “No voy a inaugurar un edificio y tenerlo vacío”.