El Infantado pugnará por ser Patrimonio de la Humanidad

El Ayuntamiento de Guadalajara pedirá a la Junta que defienda la candidatura y ha elaborado un informe que sustenta la pugna. • El alcalde ha recogido la petición que hacía el cronista oficial de la provincia, Antonio Herrera Casado, hace un par de meses para retomar un proceso que quedó truncado hace una década.  La Unesco decidiría si el palacio renacentista se convierte en el primer punto de la provincia con el mayor grado de protección y reconocimiento para los monumentos de todo el mundo.  La Junta ya ha aprobado la declaración de BIC del entorno del edificio de finales del siglo XV.


El Ayuntamiento de Guadalajara ha decidido iniciar el proceso para que el Palacio del Infantado, el monumento más emblemático de la ciudad, presente su candidatura para ser declarado Edificio Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, el organismo de la ONU encargado del patrimonio cultural en todo el mundo.

Según ha podido saber  Cultura EnGuada y ha confirmado ya el Ayuntamiento, la invitación que hizo a través de las redes sociales hace unas semanas el cronista oficial de la provincia, Antonio Herrera Casado, ha sido bien acogida por parte del alcalde, Antonio Román, que a su vez ha confirmado que la documentación está lista para dar el pistoletazo de salida a un proceso complejo que, de culminar felizmente, situaría al Infantado al mismo nivel que la Catedral de Burgos, la Sagrada Familia barcelonesa o el Monasterio de El Escorial.

El alcalde ha recordado que en la región el máximo grato de protección patrimonial monumental se encuentra en la ciudad de Toledo, las Casas Colgadas de Cuenca y las minas de Almadén. Cabe recordar, a su vez, que también la comarca de Molina ha iniciado trámites para alcanzar la catalogación como Geoparque, el mismo nivel pero para paisajes de especial interés geológico. 

El técnico de Patrimonio del Ayuntamiento, Pedro José Pradillo, ha elaborado ya un informe detallado que sustenta la candidatura, mientras que el Consistorio ha facilitado la documentación correspondiente a la Consejería de Cultura en Toledo, la administración que formalmente debe presentar la candidatura.

El primer edil no sólo ha confirmado la noticia que publicaba este lunes este digital, sino que ha asegurado que los trabajos para el proyecto están avanzados: "vamos a seguir trabajando y de momento, se ha elaborado un libro, un documento fantástico, que ya tienen en su poder responsables políticos y técnicos de la Junta de Comunidades e, incluso, responsables del Ministerio de Cultura, que será la segunda fase".

Ya hubo un intento

Hace justo una década ya se impulsó un proceso similar, pero el Infantado se enfrentó a un obstáculo insalvable: los recelos de la Unesco a dar la declaración a edificios con una importante restauración, como fue el caso del palacio alcarreño, destruido durante la Guerra Civil. Ahora el organismo internacional está relajando este criterio, lo que reabre las puertas a la pugna.

Aquella candidatura también fue fruto de algunas otras especulaciones, como que la Junta habría observado también que la Ruta del Quijote podía tener más papeletas para lograr la declaración al ser un bien mixto, frente al palacio alcarreño, ya que hay abundancia de edificios renacentistas con esta catalogación y, al parecer, la Unesco recelaría también de la sobrerrepresentación de monumentos de un mismo estilo.

Román ha recordado que el Pleno del Ayuntamiento aprobó iniciar la candidatura hace ya más de una década. "Es un tema antiguo porque los trámites se iniciaron en 2001 o en 2002, fue una moción que se aprobó en el Ayuntamiento y que en aquel momento no tuvo la suerte de que fuera propuesta por el gobierno autonómicos".

Como saben los guadalajareños, que lo tienen como buque insignia de su patrimonio arquitectónico, el Infantado es el monumento más emblemático de la ciudad. Trazado por el lápiz del arquitecto Juan Guas, fue levantada a finales del siglo XV, renacentista pero con destacados elementos de arte gótico isabelino y con detalles mudéjares; su famosa fachada salpicada de relieves en forma de puntas de diamante y su patio de los leones constituyen dos de las estampas más representativas de la ciudad, de la que el palacio ocupa un lugar estratégico, a apenas unos metros del torreón de Alvarfáñez, escenario de la reconquista cristiana, y del antiguo alcázar árabe, en ruinas.

Sus jardines y sus salas repletas de frescos de gran valor dan todavía más valor artístico a uno de los palacios con mayor belleza del país que viene acogiendo citas culturales como el Maratón de Cuentos o el Tenorio Mendocino, que ha sido sede de la biblioteca pública y, hasta estos días, del Archivo Provincial, y que mantiene, entre otros recursos, el Museo Provincial y exposiciones temporales.

Protección del entorno

La noticia de la pugna por la declaración como Edificio Patrimonio de la Humanidad supera en alcance al anuncio que ya había realizado en una visita a Guadalajara el consejero de Cultura, Marcial Marín, que manifestó la intención de dar mayor protección al entorno del edificio, el recinto antaño recorrido por una verja en todo su perímetro.

De hecho, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba el pasado miércoles el acuerdo del Consejo de Gobierno para delimitar este entorno como Bien de Interés Cultural (BIC), catalogación de titularidad regional. Según informa la Junta, la Consejería ha visto ya las alegaciones, informes y datos técnicos  y este espacio en torno al edificio “resulta idóneo para garantizar la protección”, con lo que ha procedido a dar comunicación de la decisión ante el Ministerio de Cultura para registrar este BIC. El edificio en sí mismo ya gozaba de este sello desde 1914. 


ROMÁN GARANTIZA "EL CARIÑO Y EL TRABAJO" QUE SE MERECE "EL RETO"

El alcalde, que ha tomado como un reto personal la reapertura de esta candidatura, ha defendido esta mañana con gran pasión las opciones del principal monumento de la ciudad: “Creo que el Infantado, lo he defendido siempre, es el monumento más representativo de la ciudad y de una época artística e histórica de nuestro país y tiene un uso cultural en su entorno y su interior. Y eso ha llevado a que hace algún tiempo se reconsiderara la posibilidad de reactivar aquello que se quedó muerto porque no entró en aquella lista”. Con los nuevos aires renovados, confía en que esta vez el proyecto tenga mejor recorrido: “Es un reto complicado, es un reto difícil y no voy a entrar en este momento a valorar las razones de por qué no entró en 2002 y sí entraron otros conjuntos monumentales o se luchó de manera diferente, pero creo que el Palacio lo merece”. El primer edil garantiza que no faltarán esfuerzos: “El impulso, el trabajo, el cariño de la ciudad de Guadalajara está hecho y trabajaremos por conseguir este reto”.


HERRERA CASADO INVITA A CREAR "UN CLIMA" FAVORABLE A LA CANDIDATURA

El cronista e historiador Herrera Casado ha publicado este mismo año un libro monográfico sobre este edificio en su editorial Aache. En sus páginas repasa los valiosos componentes artísticos e históricos de un edificio que encierra en algunas de sus estancias interiores unos magníficos frescos y que, además, tiene un valor especial por ser “la expresión más depurada de la historia de un linaje que dio vida a la ciudad durante siglos: los Mendoza”. El propio historiador ha sido el reimpulsor del renacimiento de esta candidatura, al apunar que podría ser un buen momento para relanzar la candidatura. “No es un asunto que vaya a depender de mí como historiador, ni del alcalde ni de los periodistas, pero desde luego entre toda la ciudadanía podemos crear un ambiente favorable que llegue hasta arriba”, asegura en referencia al impulso popular a la candidatura. A su juicio, se trata de un proyecto muy interesante para aunar esfuerzos de todos los alcarreños como comunidad, “ahora que la ciudadanía parece muy dispersa y poco centrada”. Aquí hay, defiende, un objetivo común.


MAGDALENA VALERIO (PSOE) : "ES UN BUEN PROYECTO Y APOYAMOS LA INICIATIVA"

La portavoz socialista en el Ayuntamiento, Magdalena Valerio, confirma que su Grupo Municipal apoya la iniciativa: es "muy buena idea y un buen proyecto" relanzar esta candidatura. "El Palacio del Infantado es, desde luego, todo un símbolo dentro de la ciudad, un auténtico ejemplo del estilo gótico-isabelino y una de las señas de identidad de Guadalajara", señala.

Además, "ya tenemos varias ciudades patrimonio de la Humanidad en Castilla-La Mancha y Guadalajara tiene un potencial muy importante de patrimonio histórico-artístico, aunque a veces no muy cuidado desgraciadamente".  

Valerio ha admitido que "hubiera sido mejor que [Román] hubiera contado con nosotros para este proyecto, porque es interesante que vaya toda la ciudad unida, pero es la tónica del equipo de Gobierno de Don Antonio Román".  

Valerio confía en que esta vez "haya posibilidades" para conseguir la declaración: "hay que luchar por ello, si nos dicen que no, lo  lamentaremos pero hay que volver a intentarlo. No sé qué relaciones tenemos con la Unesco y qué otros monumentos tienen en trámite en Castilla-La Mancha pero espero que tengamos el apoyo de la Junta y el Ministerio para poderlo conseguir en esta ocasión".