De 'viaje' por la iglesia románica de Santiago

Un centenar de personas visitó la iglesia de Santiago de Sigüenza, que quieren convertir en el futuro Centro de Interpretación del Románico. La visita, enmarcada dentro de la iniciativa 'Primavera Universitaria' y organizada par dar a conocer este proyecto que lidera la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago (AAIS) y que implica a toda la sociedad seguntina, contó como guía con la Cronista Oficial de Sigüenza, Pilar Martínez Taboada.


"Deseo que todos los presentes puedan explicar la importancia de la iglesia a sus familias, vecinos o turistas”. La cronista oficial de Sigüenza, Pilar Martínez Taboada, invitó así al centenar de personas que ha participado en una visita guiada a la iglesia de Santiago, a reflexionar sobre este edificio, futuro Centro de Interpretación del Románico, entre ellos, seguntinos, turistas y la mayoría de los alumnos del curso de arte. Y es que esta visita guiada estaba enmarcada en las actividades culturales vinculadas a los cursos de la Universidad de Primavera 2013.

En concreto, con la conferencia que el pasado viernes impartió Marta Poza Yagüe, profesora del Departamento de Arte I (Medieval) de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, como parte del curso de Historia que dirige la propia cronista.

Taboada también analizó las circunstancias favorables que el año pasado se dieron para que se llevase a cabo la firma del convenio entre el Ayuntamiento y el Cabildo, que es el dueño de la Iglesia, y en concreto la voluntad de ambos de restaurarla, apoyados por el obispo, las asociaciones y fundaciones de la ciudad y por cientos de seguntinos que desde hacía años deseaban ver restaurado el único monumento que recordaba con su ruina los destrozos que la Guerra Civil.

Y comentó la posibilidad de contribuir económicamente con el proyecto de restauración a través de la iniciativa 'Apadrina un sillar', que en breve, será presentada "con todo detalle", dijo.

La visita a la Iglesia contó además con la presencia de Primitivo Alguacil y Charo Galán, que forman parte de la Junta Directiva de la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago.

Una clase de arte

La cronista situó a su numerosa audiencia en el momento histórico en el que se construyó el edificio, durante el reinado de Alfonso VIII y siendo obispo de Sigüenza Don Rodrigo, y explicó el porqué del tamaño de su nave, necesario para que la iglesia cumpliese su función de acoger los concejos abiertos en los que participaban toda la población.

Martínez Taboada repasó el cambio de función cuando se convirtió en iglesia conventual del convento de Clarisas, lo que trajo como consecuencia la construcción de un coro a los pies, y explicó igualmente las razones de su destrucción por la aviación de los Nacionales en la Guerra Civil, por haberse convirtió en cuartel de las tropas comunistas. También hizo referencia a todos los intentos que a lo largo de los años se han hecho para restaurar el edificio. “Si estamos en el momento actual, es porque en los primeros años del siglo XXI se restauraron la cubierta de la nave central y la fachada con un convenio entre la Junta de Comunidades y la Iglesia”, dijo.

La visita terminó como una clase de arte, con la profesora explicando los detalles arquitectónicos de la iglesia, su valor como monumento en el que se pueden analizar las influencias de la catedral y sus talleres constructivos, pues como ella, se inició en estilo románico y se concluyó en gótico, como se puede observar en la bóveda de crucería de su presbiterio, que no fue destruida en guerra, y por la cubierta de madera sobre arcos diafragmas de su única nave, restaurada hace pocos años, cuya tipología nos recuerda la de las grandes salas de los monasterios cistercienses.

De hecho en los motivos decorativos vegetales y geométricos de las arquivoltas de su portada, se muestra, como ocurre en las portadas de la catedral y de la iglesia de San Vicente, el nuevo espíritu del cister, que recomienda la sobriedad en la decoración.

Artículos Relacionados