Un S.O.S. para salvar el monasterio de Bonaval

El Grupo de Defensa del Patrimonio Histórico de Guadalajara ha iniciado una campaña en change.org para que la Cultura reconstruya el ruinoso monasterio de Retiendas. •  El estado actual del edificio es, según este colectivo, “penoso, ha tenido varios derrumbes, y la Administración Pública sigue sin hacer nada”. •  El Grupo de Defensa del Patrimonio Histórico Artístico de Guadalajara lleva 28 años solicitándolo.  Algunos de los capiteles del monasterio están repartidos por casas y en la fuente del pueblo.


El Grupo de Defensa del Patrimonio Histórico de Guadalajara ha iniciado una campaña de firmas en change.org para salvar de la ruina al monasterio de Bonaval, que se encuentra en Retiendas, muy cerca de Tamajón. Aunque los vecinos lo compraron en 1894, actualmente es propiedad de la Junta de Comunidades.

El Monasterio de Santa María de Bonaval es un monasterio cisterniense que fue fundado en 1164 por Alfonso VIII y representa la arquitectura medieval de la orden de San Bernardo.

El Grupo de Defensa del Patrimonio de Guadalajara pide “su reconstrucción y restauración antes de que sea demasiado tarde… que Bonaval no caiga en el olvido”. Añaden que “sólo su restauración conllevaría la creación de muchos puestos de trabajo y daría un valor turístico a la zona más considerable aún si cabe, ya que además, está en un enclave de gran belleza”.

El colectivo admite que “Bonaval puede suponer un gran coste inicialmente pero que dará luego un gran beneficio social”. Según indican en el texto incluido en  la campaña para salvar el monasterio, el estado actual del edificio es “penoso, ha tenido varios derrumbes, y la Administración Pública sigue sin hacer nada, aunque el Grupo de Defensa del Patrimonio Histórico Artístico de Guadalajara lleve 28 años solicitándolo”.

También se quejan de que el monasterio “tampoco fue incluido en el Plan de Restauración del Románico, a pasar de su deterioro y de su importancia como puerta de entrada a la zona de la Arquitectura Negra”. 

El monasterio de Bonaval es uno de los casi veinte de Guadalajara incluidos en la lista roja de patrimonio de la organización Hispania Nostra, que reúne en este ránking monumentos en ruinas o en peligro de derrumbe. Se trata, según le describe esta asociación, de uno de los cenobios medievales de la Orden del Císter más meridionales, de estilo románico muy evolucionado hacia formas góticas, todo dentro de las normas cistercienses.

“De la antigua abadía solamente quedan los restos de su iglesia, y algunos paredones inexpresivos de lo que fueran las dependencias monacales. La iglesia conserva la cabecera, crucero y muro meridional con portadas y ventanales. El embate del trienio liberal acabó en 1821 con el cenobio. Los monjes se retiraron a su casa madre, en Toledo, y el edificio fue vendido a particulares, que no se preocuparon en absoluto de su conservación, viniendo a la ruina en que hoy le vemos. Algunos capiteles están repartidos por casas y en la fuente del pueblo”, señalan.

El monasterio está protegido por la Ley de Patrimonio Histórico-Artístico y su estado actual es de “progresiva ruina”, señala la organización Hispano Nostra. “La vegetación y los sedimentos se comen paulatinamente la bora y los desplomes de sillares son un hecho tan lamentable como frecuente. El monasterio está sometido a expolio”.